Alergia, Consejos de Salud

CONSEJOS PARA HACER FRENTE A LAS MOLESTAS ALERGIAS

  • Con el mes de marzo, llega la primavera y, con ella, las alergias.De apariencia simplemente molesta, las alergias pueden llegar a condicionar la vida de las personas que las padecen, afectando a su rendimiento laboral y escolar y a su cotidianeidad diaria. En este post, profesionales de Atención Primaria del Departamento de Salud de La Ribera y del Servicio de Alergología del Hospital de Alzira, te ayudan a identificar los principales tipos de alergia y qué tratamientos son los más adecuados para ellas.

alergia3

La patología alérgica es un problema frecuente en la población general. Según la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC), prácticamente una quinta parte de la población declara ser alérgica. Esta frecuencia es aún más elevada en la edad infantil y en los adultos más jóvenes.

Las enfermedades alérgicas se pueden diferenciar según el alérgeno que las produzca. Los alérgenos son proteínas que al contactar con individuos sensibilizados a éstos producen respuestas de hipersensibilidad que se traducen en síntomas clínicos. Podemos distinguir los siguientes tipos de alérgenos:

  1. Aeroalérgenos (ácaros, hongos, pólenes, epitelios de animales): asma y rinoconjuntivitis.
  2. Alérgenos alimentarios: alergia alimentaria.
  3. Fármacos: alergia medicamentosa.

El principal mecanismo de protección ante las enfermedades alérgicas es un diagnóstico precoz y seguro, para poder evitar aquellos agentes que afectan a los individuos alérgicos. Así, ante una sospecha de patología alérgica es importante acudir a un experto en alergología para realizar un estudio alérgico, interpretarlo y aconsejar la pauta terapéutica a seguir.

Cómo actuar según el tipo de alergia

Alergia respiratoria (asma y rinoconjuntivitis). El paso inicial es evitar, en la medida de lo posible, el contacto con alérgenos ambientales, teniendo presente que eliminar por completo agentes como ácaros, hongos, pólenes o epidérmicos de animales, es imposible, por lo que algún contacto tendremos que soportar y, por tanto, en algún momento determinado, tendremos crisis, para las que habrá un tratamiento de los síntomas.

Si estas crisis son muy repetidas, al tratamiento sintomático se puede asociar un tratamiento de mantenimiento, para estar más tiempo libre de síntomas. El único tratamiento que puede hacer cambiar la evolución de la enfermedad es la inmunoterapia, que consiste en poner al sujeto alérgico en contacto, de forma mantenida y durante mucho tiempo, con aquello que le produce alergia para que su organismo desarrolle tolerancia. En este caso, se trata de desarrollar tolerancia, no de curar la alergia.

alergia4

Alergia alimentaria. Una vez diagnosticada este tipo de alergia, el tratamiento más efectivo es evitar el alimento responsable. Se sabe que los pacientes pediátricos pueden presentar alergia alimentaria y, posteriormente, desarrollar tolerancias, pero esto es en los primeros años de vida. Por ello es importante hacer un estudio adecuado ante la sospecha de alergia alimentaria, sobre todo en niños, y en función de éste plantearse hacer pruebas de tolerancia (siempre bajo supervisión del especialista, nunca en el domicilio), para confirmar o descartar con seguridad la alergia alimentaria.

Por ejemplo, la mayoría de alérgicos a la leche que lo sigue siendo a los 4-5 años, lo serán el resto de su vida; igual ocurre con los alérgicos al huevo a los 2-3 años. Las alergias a frutos secos, pescado, marisco y semillas suelen ser persistentes desde el diagnóstico.

En la actualidad, existe la posibilidad de realizar tratamientos de desensibilización oral frente a leche (ya establecido) y frente al huevo (tratamiento pionero en los últimos años). Este tratamiento tiene la misma base que la inmunoterapia y consiste en desarrollar tolerancia a los alimentos a los que se les tiene alergia.

Alergia a fármacos. El tratamiento es la evitación. Es de vital importancia realizar estudio alérgico ante la sospecha de alergia a un fármaco y, cuanto antes, mejor, ya que, en caso de confirmarse la alergia, hay que ofertar al paciente alternativas válidas. En la edad pediátrica son muy poco frecuentes las alergias a fármacos y la gran mayoría de las veces se deben a exantemas (erupción de la piel) virales en relación con el proceso infeccioso que provocó que el niño tomara el fármaco en cuestión. La actitud correcta a seguir ante la sospecha de reacción alérgica a un fármaco, es evitar dicho fármaco hasta que se realice el estudio alérgico y, si el especialista lo considera necesario, prueba de tolerancia bajo vigilancia para confirmar o descartar la alergia a dicho fármaco. Con esta actitud lo que se pretende es que no se ¨etiquete¨ de por vida a personas de alergia a un determinado fármaco sin haber hecho un estudio previo.

alergia2

 

 Medidas de control ambiental, para aeroalérgenos:

alergias

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: