Consejos de Salud, Paciente experto, Salud mental, Salud y cultura

CONSEJOS PARA ELABORAR EL DUELO Y SUPERAR LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO

  • Hoy, 1 de noviembre, es el Día de Todos los Santos, la fecha en la que, por tradición cultural, los españoles honramos y recordamos a los seres queridos que han fallecido. Se trata de una manifestación más del duelo, ese proceso de adaptación, que sigue a toda pérdida. Especialistas en Salud Mental del Departamento de Salud de La Ribera nos explican en este post cómo elaborar el duelo y superar la pérdida que lo ha producido.

duelo3

El duelo es el proceso de adaptación (emocional) que sigue a cualquier pérdida. Normalmente, cuando hablamos de duelo pensamos, casi siempre, en la muerte de un ser querido, aunque el duelo puede hacer referencia también a otro tipo de pérdidas, como la de un trabajo, la de una relación, etc.

La elaboración del duelo es el transcurso del proceso desde que se produce la pérdida hasta que se supera. Esta elaboración puede comenzar antes de la pérdida, en caso de que ésta se pueda prever con cierta antelación. La duración del duelo es muy variable; no hay un tiempo determinado, cada persona tiene su propio ritmo y necesita de un tiempo distinto para adaptarse a su nueva situación. En cualquier caso, es un proceso a largo plazo. El punto de referencia de un duelo acabado podría ser cuando la persona es capaz de pensar en el fallecido sin dolor.

Reacciones normales en el duelo

El duelo abarca un amplio abanico de sentimientos, sensaciones, conductas y pensamientos.

  1. Sentimientos:

Documento1 copia

2. Sensaciones físicas:

    • Vacío en el estómago
    • Opresión en el pecho
    • Opresión en la garganta
    • Hipersensibilidad al ruido 
    • Falta de aire
    • Debilidad muscular
    • Falta de energía
    • Sequedad de boca

3. Pensamientos:

Documento2 copia

4. Conductas:

Documento3 copia

 

Consejos

El duelo no es una enfermedad, pero puede llegar a serlo si su elaboración no es correcta. Por ello, es importante seguir los siguientes consejos:

  1. Buscar el apoyo de familiares y amigos. La persona en duelo, en ocasiones, necesita sentirse acompañada y, en otras, busca estar sola. Si el sentirse acompañado le resulta bueno, es aconsejable esforzarse en solicitarlo sin que esto signifique un signo de debilidad por su parte. Siempre que sea posible, comparta sus malos momentos con personas diferentes para que ninguna de ellas pueda sentirse desbordada.
  2. Es necesario darse permiso para vivir y disfrutar con ello. Es recomendable recuperar paulatinamente el ritmo de vida anterior, llevando a cabo todas aquellas que resultaban placenteras (tanto actividades de ocio como relaciones familiares y laborales).
  3. Es aconsejable permitirse estar en duelo. Pero, a la vez, es positivo marcarse pequeñas obligaciones (en la medida de sus posibilidades), con la finalidad de no aislarse y reiniciar poco a poco la vida social.
  4. Evitar tomar decisiones importantes de forma precipitada. En situaciones de intenso sufrimiento y con la intención de disminuirlo, las personas en duelo pueden tomar decisiones que más tarde considerarán que no fueron acertadas (por ejemplo, vender la casa o marcharse a vivir con algún hijo). En caso de que tenga que hacerlo, es mejor consultar con personas que puedan ayudarle.
  5. Hay personas en duelo a las que les ayuda expresar sentimientos y emociones a través de un diario y/o cartas dirigidas a la persona fallecida (cosas que no se dijeron, reconciliaciones).
  6. Puede serle útil crear un espacio de recuerdos (álbum, caja), que le permita revivir determinados momentos o situaciones cuando lo considere oportuno.
  7. Es muy importante cuidarse a uno mismo a través de la alimentación (sana, variada, no saltarse comidas), la práctica de ejercicio moderado, el descanso adecuado y la reducción de hábitos tóxicos (alcohol, tabaco, otras drogas).
  8. Es aconsejable que los recuerdos surjan y compartir los momentos buenos y malos. No hay razón para ocultar el dolor o la alegría.
  9. Quizás le ayude pensar anticipadamente cómo quiere afrontar las fechas señaladas (navidades, aniversarios) y con quién quiere compartirlas.
  10. No conviene deshacerse de objetos o recuerdos precipitadamente. Guardar fotografías, cartas, trofeos y otros objetos personales, le puede ser de ayuda posteriormente.
  11. Mire de forma gradual aquellos recuerdos (fotografías, objetos, regalos) que le resultan extremadamente dolorosos. A medida que lo consiga, el sufrimiento irá disminuyendo y podrá quedarse con el recuerdo. Haga lo mismo con los lugares o situaciones que haya dejado de visitar por miedo al dolor que siente. Puede ser enriquecedor hacerlo acompañado de sus seres queridos.
  12. Si algún familiar está en tratamiento farmacológico, es importante vigilar que no lo deje los días posteriores al fallecimiento de su ser querido.

duelo4

Recursos

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: