Consejos de Salud, Consejos de verano, Insomnio, Maternidad, Problemas de infancia, Salud de La Ribera, Salud y cultura, Uncategorized

Psicólogos clínicos del Departamento de Salud del Hospital de La Ribera alertan de que los niños también pueden acusar el regreso a la rutina diaria tras las vacaciones

Psicólogos clínicos del Departamento de Salud del Hospital Universitario de La Ribera alertan de que los niños también pueden acusar el regreso a la rutina diaria tras las vacaciones. En este sentido, los especialistas estiman que 3 de cada 10 niños presentan sentimientos de ansiedad, apatía e irritabilidad en estas fechas de vuelta al colegio.

Las estadísticas muestran que un 4% de los niños y adolescentes presentan problemas psicosomáticos como dolores abdominales, nauseas, vómitos o cefaleas en su etapa post-vacacional. A su vez, según los psicólogos clínicos de La Ribera, es frecuente que durante los primeros días de colegio, muchos de los pequeños se muestren reticentes a la hora de hacer los deberes o de levantarse por la mañana, o incluso se nieguen a acudir a clase.

Si bien se trata de un malestar pasajero que afecta a los niños en los primeros días de clase y que no se traduce en ningún problema de salud, Marta Simó y Ángela Ferrero, psicólogas clínicas de la Unidad de Salud Mental Infantil y Adolescente del Departamento de Salud del Hospital de La Ribera, aseguran que “la prevención es la mejor pauta para evitar en los niños estos sentimientos o paliarlos en la medida de lo posible”.

Medidas de prevención

En cuanto a medidas de prevención, las psicólogas recomiendan que “en los días previos al final de las vacaciones, es importante que los niños vayan adaptando su horario con el fin de habituarse paulatinamente al que tendrán durante el curso escolar”. En este sentido, “puede ser útil levantar a los niños en los días anteriores al primer día de colegio cada día un poco más temprano, de manera que el primer día no experimenten un cambio brusco”, afirman las expertas.

Otra de las medidas que pueden adoptar los padres es la de “inculcar a los niños entusiasmo por el inicio de la nueva etapa. Los pequeños suelen imitar el estado de ánimo de los adultos, por lo que es importante evitar, por parte de los padres, los comentarios negativos sobre el fin de las vacaciones o la vuelta al trabajo”. Por el contrario, los padres deben transmitir a sus hijos emoción por el reencuentro con los compañeros del colegio y entusiasmo por este cambio de rutina, haciéndoles ver que la vuelta al colegio es un aliciente y no un trauma o un motivo de angustia.

Para ello, es conveniente que los padres ayuden a los niños a asociar mentalmente el colegio con escenas agradables como jugar, reír o aprender. A su vez, es aconsejable favorecer la relación con otros niños invitando a algún amigo a casa o acudiendo al parque habitual después del cole puede ayudar también a una mejor adaptación.

Nuevos alumnos

Para aquellos casos en los que los niños acuden por primera vez a un colegio, Simó y Ferrero indican que “no hay que dramatizar el momento de despedirse de los niños al dejarlos en el colegio, sino transmitirles una sensación de tranquilidad y evitar momentos de angustia”. En este sentido, recomiendan a su vez que “los padres deben ser puntuales a la entrada y a la salida del colegio, para no generarles incertidumbre”.

Igualmente, en esos primeros días las despedidas han de ser breves, evitando dramatizaciones para no generar más desconfianza en los niños. Según las especialistas, “pese a los temores que pueda expresar el niño (llantos, quejas, ruegos para no ir), es fundamental que el alumno acuda siempre a clase ya que permitir que evite esas situaciones de miedo sólo incrementarán el problema.”

Con el fin de proporcionar a los niños la mayor seguridad posible, las psicólogas clínicas del Departamento de Salud de La Ribera ofrecen algunos consejos relacionados con el material para la vuelta al cole, como “preparar los libros, la mochila o el uniforme unos días antes del comienzo de las clases de forma que esté todo apunto y, así, restar tensión emocional.” Asimismo, “es recomendable ir unos días antes con el niño para que vea las instalaciones y las aulas del que será su nuevo colegio y, si es posible, conocer personalmente a su profesor para que haya una mayor aceptación del alumno”, añaden las especialistas.

“Los niños”, afirman Simó y Ferrero, “son los que más acusan los cambios, por lo que los padres deben ayudar a hacer el cambio de forma progresiva, sobretodo si van a cambiar de ciclo, de colegio o a empezar la guardería”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: